Oz, el Gran Mago

En personajes
Oz el Gran Mago

El Mago de Oz es un impostor mágico, que gobernó la Tierra de Oz por un tiempo, y luego se convirtió en uno de sus amados ciudadanos. Vive en la Ciudad Esmeralda.

En el libro original, El Maravilloso Mago de Oz (1900), el Mago se describe como un hombre viejo con una cara arrugada. A pesar de que es temido por todos en Oz, es un fraude. Antes de ir a Oz era un sagaz ventrílocuo, capaz de imitar cualquier ave o animal.

Oscar Diggs Ambroise Zoroastro era su nombre, pero usaba únicamente las iniciales de los dos primeros nombres: Oz. Hacía presentaciones de ventriloquía y subía a globos para atraer a multitudes a su espectáculo. Era el primer hombre en globo de la Compañía de Espectáculos y Maravillas del Mundo Moderno. Su vida dio un giro cuando, un día, los cables se rompieron y el globo escapó a su control. Dos días más tarde termina en la Tierra de Oz. Las personas de allí, viendo que había descendido de los cielos, lo saludaron como un mago. Nacía la leyenda del Gran y Poderoso Oz.

El Mago asumió el trono de rey legítimo y ordeno que se construyera la Ciudad Esmeralda y el Palacio Real de Oz. Anunció ser gobernante de toda la Tierra de Oz, uniendo a los Munchkins, Gillikins, Quadlings y Winkies.

En realidad, él vivía con el temor de las cuatro brujas que gobernaban cada cuadrante de Oz, por lo que decidió aislarse y utilizar sus trucos de ventrílocuo para protegerse de todos los males.
Él era reverenciado por sus súbditos. En el inconsciente colectivo los habitantes lo consideraban todopoderoso, a pesar de nunca ser visto.

Su historia va a cambiar cuando un día llaman a su puerta la niña Dorothy acompañada del Espantapájaros, el Hombre de Hojalata, el León Cobarde y Toto.

En la película de 1939, de MGM, el Mago es similar a su construcción literaria. Fue interpretado por el actor Frank Morgan, quien también jugó varios papeles en la película: el Profesor Marvel, el Guardián de la Ciudad Esmeralda, el Guardia del Castillo de Oz y el cochero. Su rostro también fue utilizado como la imagen proyectada del Mago.

La cámara del Mago es descrita como un amplio salón con una pequeña cabina de un lado. En el centro está un mecanismo soltando humo y llamas, a través de las cuales es proyectada la gran cabeza d Oz. El Mago usa efectos de sonido de rugido para resultar amenazador, pero Toto destapa la farsa.

Una de las frases más famosas de la película El Mago de Oz está relacionada a ese personaje: ‘No preste atención a aquel hombre detrás de la cortina’ (original: Pay no attention to that man behind the curtain).

Etiquetas:
Comentarios del articulo