Glinda, la Bruja Buena del Sur

En personajes
Glinda Bruja del Norte

En el libro El Maravilloso Mago de Oz por L Frank Baum, publicado en 1900, Glinda es conocida como la Bruja Buena del Sur. Ella es la que ayuda a Dorothy en su regreso a casa, dejando al descubierto el poder de las zapatillas de plata (en la historia original eran de plata, no rubí).

En la literatura, Glinda es representada como una mujer hermosa con el pelo largo de color rojo y los ojos azules, portadora de un hermoso vestido blanco. Pero ella es mucho más viejas de aquello que su apariencia sugiere.

En la película de 1939, aparece como Glinda, la Bruja Buena del Norte (no del Sur, como en la obra literaria). En la pantalla Glinda realiza las funciones de las dos brujas, en un intento de hacer la historia más compacta, como convenía a una película musical de MGM.

Para los autores de El mago de Oz, una única bruja buena y una mala bruja permite el desarrollo de una narrativa más coherente y convincente en una película de entretenimiento familiar, con poco más de 100 minutos de duración.

Según los adaptadores, dos brujas buenas no habrían contribuido a la trayectoria personal de Dorothy y el crecimiento efectivo del carácter, que era lo que les interesaba retratar.

En la cinta de MGM, la Bruja Buena que viaja por una burbuja, usa un vestido de color rosa, una corona del mismo color y lleva una vara con una estrella muy brillante en la punta. Es ella la que le dice a Dorothy que siga el Camino de las Baldosas Amarillas para llegar hasta la ciudad Esmeralda, lugar donde el poderoso Mago de Oz sería capaz de conceder el deseo de la chica para regresar a Kansas.

Considerada como la más poderosa hechicera de la Tierra de Oz, Glinda conocía los poderes de los zapatos de plata, pero ocultó esa información de Dorothy, en un principio, para facilitar su madurez psicológica y emocional.

Etiquetas:
Comentarios del articulo